APOYO A LOS RECLAMOS DE INVESTIGADORAS/ES Y BECARIAS/OS

Desde el Grupo de Estudios Sociales sobre Paraguay (GESP) apoyamos y acompañamos la lucha de lxs becarixs e investigadorxs de CONICET que se encuentran peleando por la continuidad laboral de 500 investigadorxs en formación cuyo ingreso a la Carrera de Investigador Científico (CIC) fue denegado.

Rechazamos el ajuste que golpea fuertemente al sistema educativo, universitario y científico. Respaldamos las medidas tomadas y llamamos a que más personas se solidaricen con la toma del Ministerio de Ciencia y Técnica.

Repudiamos la persecución y la campaña llevada adelante para desprestigiar a lxs trabajadorxs de la ciencia, reconociendo que nuestro trabajo cotidiano no sería posible sin Universidad pública ni presupuesto para investigación.

Desde el GESP tenemos en claro que no habrá desarrollo sin ciencia ni igualdad sin lucha. En particular, nuestro grupo de estudios se nutre y se ha nutrido de las investigaciones de becarixs y miembros de carrera de CONICET, que estudian distintos aspectos de la sociedad y la cultura paraguayas. Así hemos podido consolidar y sostener un espacio autogestivo y horizontal de generación de conocimiento en torno a un objeto históricamente desatendido, hemos organizado actividades y talleres gratuitos abiertos al público y nos hemos posicionamos políticamente en torno a las problemáticas que afectan al pueblo paraguayo, tanto en su país como en la migración. Nuestra elaboración teórica no es solo un fin en sí mismo, sino que contribuye a derribar mitos estigmatizantes, profundamente arraigados en nuestra sociedad, en torno a los migrantes y a la cultura paraguaya.

La campaña de desprestigio hacia lxs trabajadorxs de CONICET que se ha difundido por algunos medios masivos de comunicación, ha sido especialmente insidiosa con las investigaciones de ciencias sociales y humanidades. Entendemos que forma parte de la misma estigmatización que hemos denunciado reiteradamente, puesto que está basada en lugares comunes conservadores, sin fundamento ni evidencia y –claro está– sin criterio científico. Por lo cual, denunciamos el componente altamente ideológico y político de esa estigmatización.   

Repudiamos el modelo de investigador que se intenta imponer, basado en una lógica del “emprendedorismo” (que, por otra parte, ni siquiera es real en el empresariado argentino). Investigar es trabajar y lxs investigadorxs somos trabajadorxs, no “emprendedores” a la caza de la ganancia capitalista. Somos trabajadorxs que trabajamos para (y discutimos) una política científica estatal. En nuestro grupo, lo hacemos con la profunda convicción de que esa política debe direccionarse hacia las necesidades e intereses de las mayorías populares.     

Decimos no al recorte en ciencia y técnica, no al vaciamiento de la educación y no a la persecución a lxs trabajadorxs.

#NavidadenCONICET

#NoAlAjusteEnCyT

¡Viva la lucha de lxs trabajadorxs de CONICET!